recuperación y cobro de deudas

Seguridad de la información y confidencialidad

Nuestro objetivo es garantizar la seguridad de la información de nuestros clientes, para ello se cumple con todos los preceptos previstos por la LOPD en esta materia, tanto a nivel de tratamiento de datos e información, como a nivel físico.

ESCO expansión garantiza discreción, reserva y confidencialidad durante todo el proceso de cobro, tanto por lo que se refiere a los datos obtenidos del cliente como por lo que se refiere a la información obtenida como resultado de las gestiones realizadas.

ESO expansión asimismo garantiza la no utilización ni la difusión durante todo el proceso de cobro, ni con posteridad, de los datos que se hayan obrado en su poder como efecto de su relación con el cliente, dando cumplimiento a la Ley Orgánica 5/1992 de 29 de octubre y el Real Decreto 994/1999 de 11 de junio.

 

Código Deontológico

ESCO expansión suscribe la Carta Deontológica de la Asociación Nacional de Entidades de Gestión de Cobro de la que es miembro.
En virtud de este Código Deontológico nos obligamos a respetar las garantías que enumeramos a continuación.

Garantizamos a nuestros clientes:

  La entrega de las cantidades cobradas en los plazos establecidos.
  La competencia y la moralidad de nuestros colaboradores.
  La confidencialidad de las información recibida.
  La aplicación de tarifas y condiciones claras.
  La rendición regular de cuentas o a primera demanda, respecto a la ejecución del mandato recibido.
  El desarrollo de las gestiones dentro de las instrucciones, límites y estrategias que se hayan acordado.
  Actuar siempre dentro de la legalidad vigente.

 

Nos comprometemos en relación a los deudores:

  No reclamar más que el importe de las sumas contractual y legalmente debidas.
  Identificarnos claramente, sin ambigüedad, sin disimulos y sin atribuirse otras personalidades o representación.
  Respetar a las personas y su vida privada, sin amenazarlas ni ridiculizarlas.
  Buscar, si es posible, un acuerdo amistoso.
  Prevenir a los deudores antes de toda acción judicial.
  Responder a las demandas de información sobre las deudas.
  Utilizar un lenguaje simple y comprensible.